Esta es una sopa simplemente maravillosa: te la sirven muy muy caliente para que aguante con buena temperatura hasta el final del festín. Puedes personalizarlo todas y cada una de las veces que la comes porque puedes elegir de una nutrida lista de toppings que van desde ajo fresco, cebolla crujiente, huevo cocido, tiritas de cerdo empanizado, germinado de soya, etc y etc. De modo que nunca es el mismo y no te aburres.
Puedes elegir también la firmeza de los noodles, puedes comerlos suaves, medianos o duros. La base del caldo también: fuerte para muy salada o suave para que sea más sutil.
Como sea, es posible equilibrar los sabores hasta que llegues a la combinación que sea la mejor para ti.

Es un lugar pequeño pero con excelente vibra, todos andan de buenas. He venido como doce veces en los últimos dos meses y jamás me ha tocado un mesero o mesera con geta. Te reciben a coro con algres gritos de bienvenida y te despiden de igual manera: gritándote lo mucho que desean que regreses. Todo esto en japonés. La atención es ágil, amable y muy organizada.

Los postres son cosa aparte. Muy riquísimos también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *