De todos los cafés fríos este es uno de los mejores que he probado jamás. El chocolate es semiamargo así que nunca se vuelve empalagoso y además su sabor es profundo y con matices muy ricos al estar bien frío. Te lo sirven con un coqueto topping de crema batida.

Refrescante y riquísimo.

El pay es pequeño pero es perfecto para dos personas. El acompañamiento ideal para esta bebida. Aunque es tan bueno que bien podría ir de la mano de un café americano o un capuccino.

Para una tarde de café en solitud con un buen libro o con la pareja o amigos.

El lugar tiene su propia identidad y la atmósfera es agradable, elegante. Puedes llamar a los meseros o pedir la cuenta usando un cuadrito con botones para tales fines que hay en cada mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *